You are here

Existen golpes que te dan vida

Liria practicando con la batería

Categoría: Noticias Idipron

3 de septiembre de 2018
 

Las grandes ciudades traen oportunidades, pero para aprovecharlas, a veces, se deben vivir experiencias acompañadas de tropiezos. 

Liria Pinzón, es una joven de 21 años a quien Bogotá le ha enseñó a vivir. Oriunda de Nemocón, siempre tuvo claro su camino, ya que al ver a su hermano tocar la guitarra, decidió imitarlo aprendiendo acordes, canciones y tonadas.  A pesar de no haberse identificado totalmente con la guitarra, la joven encontró su pasión en la música, especialmente en la batería, con la cual sentía que tendría un mejor futuro. 

Al igual que muchas historias de nuestros jóvenes del IDIPRON, a los 16 años,  Liria decide abandonar su hogar debido a problemas familiares y económicos. Su primer destino fue la ciudad de Bogotá, donde en compañía de cuatro amigos se instala en un corredor de la carrera séptima en el centro de la ciudad. 

El rock su inspiración y las propinas su medio de subsistencia, pero las disputas por estos espacios con otros ciudadanos que veían en la calle la oportunidad de conseguir dinero, llevaron a la joven a tener conflictos y encuentros violentos; por lo cual Lira y sus amigos deciden emprender un nuevo rumbo, empacando no solo sus objetos personales, sino sus sueños, para así tomar un bus hacia Quito, Ecuador. A su llegada y con tan solo 10 dólares, los jóvenes empiezan a tocar en los buses y a vender artesanías en Esmeralda, Ambato y Baños de Agua Santa.

Reconoce que su experiencia en este país fue inolvidable y nunca quiso regresar, pero solo contaban con un permiso de 3 meses de permanencia, razón suficiente para regresar e iniciar un nuevo camino en la capital. En una de las casas de la juventud de Bogotá, en ese entonces, Liria ingresa para estudiar música con sus amigos, en un espacio que le prestaban dos veces a la semana. 

En su tiempos libre, la joven y sus amigos recorrían las calles de Bogotá en busca de nuevas oportunidades, fue allí donde conoció los equipos de territorio del IDIPRON. Lo que no sabía, es que aquí reiniciaría su proceso artístico desde Unidad de Protección Integral-UPÏ, “La Favorita”, la casa de los músicos del Instituto. 

“En IDIPRON ayudan a jóvenes que no tienen como vivir bien, es como tu casa” afirmó Liria, quien lleva 8 meses de vinculación. Dice que venir de un ambiente empírico a uno académico perfeccionó  su manera de tocar la batería y dar mejor los golpes en este instrumento. En su día a día estudia desde muy temprano hasta altas horas de la tarde, sale de la Unidad a seguir practicando en su casa, ubicada en la localidad de Bosa. 

Reconoce en el IDIPRON que los directivos, profesores, compañeros, tías y personal administrativo, han estado presentes en su proceso con admiración y cariño, agradeciendo la oportunidad de estar cada vez más cerca de sus sueños. Actualmente se prepara para la universidad y para hacer de la música su profesión, quiere seguir dando golpes con sus amigos en las calles, pero golpes musicales, donde no exista la violencia. 

 

El IDIPRON me gusta por su labor.  Es muy bonito por ayudar a la gente en Bogotá, una ciudad de la cual muchos se quejan, pero deberían valorarla”. 

 

Gracias a su proceso con el IDIPRON, Liria ha logrado recibir el reconocimiento del público en diferentes presentaciones. Ella es una de las mujeres que rompe esquemas, que logra sus metas y propósitos, como la de poder tocar batería con “RocKapital”, el grupo musical de IDIPRON que participó en la celebración del segundo año de la recuperación del Bronx, en “La Milla”, el nuevo escenario de la economía naranja en Bogotá.

Para Liria, perfeccionar los golpes es lo que la hará una gran baterista. 
 

Siguiente Anterior
stdClass Object
(
    [vid] => 893
    [uid] => 1
    [title] => Existen golpes que te dan vida
    [log] => 
    [status] => 1
    [comment] => 1
    [promote] => 1
    [sticky] => 0
    [nid] => 893
    [type] => noticias
    [language] => en
    [created] => 1535994468
    [changed] => 1536698110
    [tnid] => 0
    [translate] => 0
    [revision_timestamp] => 1536698110
    [revision_uid] => 1
    [body] => Array
        (
            [und] => Array
                (
                    [0] => Array
                        (
                            [value] => 


3 de septiembre de 2018
 

Las grandes ciudades traen oportunidades, pero para aprovecharlas, a veces, se deben vivir experiencias acompañadas de tropiezos. 


Liria Pinzón, es una joven de 21 años a quien Bogotá le ha enseñó a vivir. Oriunda de Nemocón, siempre tuvo claro su camino, ya que al ver a su hermano tocar la guitarra, decidió imitarlo aprendiendo acordes, canciones y tonadas.  A pesar de no haberse identificado totalmente con la guitarra, la joven encontró su pasión en la música, especialmente en la batería, con la cual sentía que tendría un mejor futuro. 

Al igual que muchas historias de nuestros jóvenes del IDIPRON, a los 16 años,  Liria decide abandonar su hogar debido a problemas familiares y económicos. Su primer destino fue la ciudad de Bogotá, donde en compañía de cuatro amigos se instala en un corredor de la carrera séptima en el centro de la ciudad. 

El rock su inspiración y las propinas su medio de subsistencia, pero las disputas por estos espacios con otros ciudadanos que veían en la calle la oportunidad de conseguir dinero, llevaron a la joven a tener conflictos y encuentros violentos; por lo cual Lira y sus amigos deciden emprender un nuevo rumbo, empacando no solo sus objetos personales, sino sus sueños, para así tomar un bus hacia Quito, Ecuador. A su llegada y con tan solo 10 dólares, los jóvenes empiezan a tocar en los buses y a vender artesanías en Esmeralda, Ambato y Baños de Agua Santa.

Reconoce que su experiencia en este país fue inolvidable y nunca quiso regresar, pero solo contaban con un permiso de 3 meses de permanencia, razón suficiente para regresar e iniciar un nuevo camino en la capital. En una de las casas de la juventud de Bogotá, en ese entonces, Liria ingresa para estudiar música con sus amigos, en un espacio que le prestaban dos veces a la semana. 

En su tiempos libre, la joven y sus amigos recorrían las calles de Bogotá en busca de nuevas oportunidades, fue allí donde conoció los equipos de territorio del IDIPRON. Lo que no sabía, es que aquí reiniciaría su proceso artístico desde Unidad de Protección Integral-UPÏ, “La Favorita”, la casa de los músicos del Instituto. 

“En IDIPRON ayudan a jóvenes que no tienen como vivir bien, es como tu casa” afirmó Liria, quien lleva 8 meses de vinculación. Dice que venir de un ambiente empírico a uno académico perfeccionó  su manera de tocar la batería y dar mejor los golpes en este instrumento. En su día a día estudia desde muy temprano hasta altas horas de la tarde, sale de la Unidad a seguir practicando en su casa, ubicada en la localidad de Bosa. 

Reconoce en el IDIPRON que los directivos, profesores, compañeros, tías y personal administrativo, han estado presentes en su proceso con admiración y cariño, agradeciendo la oportunidad de estar cada vez más cerca de sus sueños. Actualmente se prepara para la universidad y para hacer de la música su profesión, quiere seguir dando golpes con sus amigos en las calles, pero golpes musicales, donde no exista la violencia. 

 

El IDIPRON me gusta por su labor.  Es muy bonito por ayudar a la gente en Bogotá, una ciudad de la cual muchos se quejan, pero deberían valorarla”. 

 

Gracias a su proceso con el IDIPRON, Liria ha logrado recibir el reconocimiento del público en diferentes presentaciones. Ella es una de las mujeres que rompe esquemas, que logra sus metas y propósitos, como la de poder tocar batería con “RocKapital”, el grupo musical de IDIPRON que participó en la celebración del segundo año de la recuperación del Bronx, en “La Milla”, el nuevo escenario de la economía naranja en Bogotá.

Para Liria, perfeccionar los golpes es lo que la hará una gran baterista. 
 

[summary] => [format] => full_html [safe_value] =>

3 de septiembre de 2018
 

Las grandes ciudades traen oportunidades, pero para aprovecharlas, a veces, se deben vivir experiencias acompañadas de tropiezos. 

Liria Pinzón, es una joven de 21 años a quien Bogotá le ha enseñó a vivir. Oriunda de Nemocón, siempre tuvo claro su camino, ya que al ver a su hermano tocar la guitarra, decidió imitarlo aprendiendo acordes, canciones y tonadas.  A pesar de no haberse identificado totalmente con la guitarra, la joven encontró su pasión en la música, especialmente en la batería, con la cual sentía que tendría un mejor futuro. 

Al igual que muchas historias de nuestros jóvenes del IDIPRON, a los 16 años,  Liria decide abandonar su hogar debido a problemas familiares y económicos. Su primer destino fue la ciudad de Bogotá, donde en compañía de cuatro amigos se instala en un corredor de la carrera séptima en el centro de la ciudad. 

El rock su inspiración y las propinas su medio de subsistencia, pero las disputas por estos espacios con otros ciudadanos que veían en la calle la oportunidad de conseguir dinero, llevaron a la joven a tener conflictos y encuentros violentos; por lo cual Lira y sus amigos deciden emprender un nuevo rumbo, empacando no solo sus objetos personales, sino sus sueños, para así tomar un bus hacia Quito, Ecuador. A su llegada y con tan solo 10 dólares, los jóvenes empiezan a tocar en los buses y a vender artesanías en Esmeralda, Ambato y Baños de Agua Santa.

Reconoce que su experiencia en este país fue inolvidable y nunca quiso regresar, pero solo contaban con un permiso de 3 meses de permanencia, razón suficiente para regresar e iniciar un nuevo camino en la capital. En una de las casas de la juventud de Bogotá, en ese entonces, Liria ingresa para estudiar música con sus amigos, en un espacio que le prestaban dos veces a la semana. 

En su tiempos libre, la joven y sus amigos recorrían las calles de Bogotá en busca de nuevas oportunidades, fue allí donde conoció los equipos de territorio del IDIPRON. Lo que no sabía, es que aquí reiniciaría su proceso artístico desde Unidad de Protección Integral-UPÏ, “La Favorita”, la casa de los músicos del Instituto. 

“En IDIPRON ayudan a jóvenes que no tienen como vivir bien, es como tu casa” afirmó Liria, quien lleva 8 meses de vinculación. Dice que venir de un ambiente empírico a uno académico perfeccionó  su manera de tocar la batería y dar mejor los golpes en este instrumento. En su día a día estudia desde muy temprano hasta altas horas de la tarde, sale de la Unidad a seguir practicando en su casa, ubicada en la localidad de Bosa. 

Reconoce en el IDIPRON que los directivos, profesores, compañeros, tías y personal administrativo, han estado presentes en su proceso con admiración y cariño, agradeciendo la oportunidad de estar cada vez más cerca de sus sueños. Actualmente se prepara para la universidad y para hacer de la música su profesión, quiere seguir dando golpes con sus amigos en las calles, pero golpes musicales, donde no exista la violencia. 

 

El IDIPRON me gusta por su labor.  Es muy bonito por ayudar a la gente en Bogotá, una ciudad de la cual muchos se quejan, pero deberían valorarla”. 

 

Gracias a su proceso con el IDIPRON, Liria ha logrado recibir el reconocimiento del público en diferentes presentaciones. Ella es una de las mujeres que rompe esquemas, que logra sus metas y propósitos, como la de poder tocar batería con “RocKapital”, el grupo musical de IDIPRON que participó en la celebración del segundo año de la recuperación del Bronx, en “La Milla”, el nuevo escenario de la economía naranja en Bogotá.

Para Liria, perfeccionar los golpes es lo que la hará una gran baterista. 
 

[safe_summary] => ) ) ) [field_mes] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [tid] => 18 [taxonomy_term] => stdClass Object ( [tid] => 18 [vid] => 4 [name] => Septiembre [description] => [format] => filtered_html [weight] => 8 [vocabulary_machine_name] => mes [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => skos:Concept ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => rdfs:label [1] => skos:prefLabel ) ) [description] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:definition ) ) [vid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:inScheme ) [type] => rel ) [parent] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:broader ) [type] => rel ) ) ) ) ) ) [field_dia] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [tid] => 24 [taxonomy_term] => stdClass Object ( [tid] => 24 [vid] => 3 [name] => 3 [description] => [format] => filtered_html [weight] => 3 [vocabulary_machine_name] => dia [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => skos:Concept ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => rdfs:label [1] => skos:prefLabel ) ) [description] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:definition ) ) [vid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:inScheme ) [type] => rel ) [parent] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:broader ) [type] => rel ) ) ) ) ) ) [field_ano] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [tid] => 69 [taxonomy_term] => stdClass Object ( [tid] => 69 [vid] => 5 [name] => 2018 [description] => [format] => filtered_html [weight] => 0 [vocabulary_machine_name] => a_o [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => skos:Concept ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => rdfs:label [1] => skos:prefLabel ) ) [description] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:definition ) ) [vid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:inScheme ) [type] => rel ) [parent] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:broader ) [type] => rel ) ) [path] => Array ( [pathauto] => 1 ) ) ) ) ) [field_image] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [fid] => 1188 [uid] => 1 [filename] => liria-practicando-bateria.jpg [uri] => public://liria-practicando-bateria.jpg [filemime] => image/jpeg [filesize] => 74055 [status] => 1 [timestamp] => 1535994468 [rdf_mapping] => Array ( ) [alt] => Liria practicando con la batería [title] => Liria practicando con la batería [width] => 780 [height] => 374 ) ) ) [field_categoria_n] => Array ( [und] => Array ( [0] => Array ( [tid] => 52 [taxonomy_term] => stdClass Object ( [tid] => 52 [vid] => 6 [name] => Noticias Idipron [description] => [format] => filtered_html [weight] => 0 [vocabulary_machine_name] => categor_a_noticias [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => skos:Concept ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => rdfs:label [1] => skos:prefLabel ) ) [description] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:definition ) ) [vid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:inScheme ) [type] => rel ) [parent] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => skos:broader ) [type] => rel ) ) [path] => Array ( [pathauto] => 1 ) ) ) ) ) [metatags] => Array ( [en] => Array ( [abstract] => Array ( [value] => Las grandes ciudades traen oportunidades, pero para aprovecharlas, a veces, se deben vivir experiencias acompañadas de tropiezos.  ) [keywords] => Array ( [value] => música, jóvenes, liria, oportunidades, sueños, oportunidades, apoyo ) [og:see_also] => Array ( [value] => http://www.idipron.gov.co/sites/default/files/liria-practicando-bateria.jpg ) [og:image] => Array ( [value] => http://www.idipron.gov.co/sites/default/files/liria-practicando-bateria.jpg ) [og:image:url] => Array ( [value] => http://www.idipron.gov.co/sites/default/files/liria-practicando-bateria.jpg ) [og:image:secure_url] => Array ( [value] => http://www.idipron.gov.co/sites/default/files/liria-practicando-bateria.jpg ) [twitter:image] => Array ( [value] => http://www.idipron.gov.co/sites/default/files/liria-practicando-bateria.jpg ) ) ) [rdf_mapping] => Array ( [rdftype] => Array ( [0] => sioc:Item [1] => foaf:Document ) [title] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => dc:title ) ) [created] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => dc:date [1] => dc:created ) [datatype] => xsd:dateTime [callback] => date_iso8601 ) [changed] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => dc:modified ) [datatype] => xsd:dateTime [callback] => date_iso8601 ) [body] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => content:encoded ) ) [uid] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => sioc:has_creator ) [type] => rel ) [name] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => foaf:name ) ) [comment_count] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => sioc:num_replies ) [datatype] => xsd:integer ) [last_activity] => Array ( [predicates] => Array ( [0] => sioc:last_activity_date ) [datatype] => xsd:dateTime [callback] => date_iso8601 ) ) [path] => Array ( [pathauto] => 0 ) [cid] => 0 [last_comment_timestamp] => 1535994468 [last_comment_name] => [last_comment_uid] => 1 [comment_count] => 0 [name] => admin [picture] => 0 [data] => b:0; [entity_view_prepared] => 1 )