Personalización

 

Esta etapa pretende propiciar el conocimiento, valoración y cuidado de sí mismo. Intencionalmente se busca que cada NNAJ a partir de lo que hasta ahora ha vivido, se detenga a pensar hacia dónde va orientando su vida y hablar sobre el tema con un educador que le genere confianza. Por un lado, vale la pena reflexionar en algunos escenarios hacia los que bien podrían estar aproximándose: privación de la libertad, habitantes de calle y/o muerte violenta. Y por el otro, encontrar aquellos asuntos, sentidos o razones que les permiten seguir vivos, y le ayudaron a vincularse a la propuesta de vida del IDIPRON buscando liberarse de las atracciones de la calle y sus peligros.

Esta etapa propicia aquellas acciones que tienen que ver principalmente con el contacto intenso de las NNAJ con la naturaleza en todas sus expresiones y la exposición y uso del cuerpo en actividades como el deporte, el teatro, la danza, la música, las caminatas, los ejercicios de relajación, de meditación y de yoga, el arreglo y cuidado de la ropa, el tejido, el cultivo y cuidado de la huerta y el jardín, el cuidado de la casa, entre otros.

Aquí se provocará por primera vez, y en las etapas posteriores, la organización de grupos espontáneos de los NNAJ con un representante elegido por voluntad de los integrantes y con tiempo para realizar sus propias actividades, que estarán bajo el acompañamiento de las y los educadores.